Subscribite a nuestro newslatter
Cuando las mujeres se organizan...

Cuando las mujeres se organizan…

El sábado 21 de enero en Estados Unidos miles de mujeres salieron a las calles para manifestarse en contra del nuevo presidente Donald Trump, quien había asumido el día anterior. La marcha se replicó en varias ciudades alrededor del mundo.

(Buenos Aires, 23 de enero de 2017) - Él aseguró que las mujeres deben ser bellas, impolutas e incluso afirmó que “cuando sos una estrella podes hacer lo que quieras” incluso “agarrarlas por la vagina”. Él es el nuevo presidente de Estas Unidos: Donald Trump. Todavía no había sido electo y ya tenía al movimiento de mujeres a nivel mundial en su contra gracias a sus misóginas (y múltiples) declaraciones con respecto al género femenino. Y se lo hicieron notar al día siguiente de asumir la presidencia.

El 8 de noviembre, Trump fue elegido 45avo presidente de ese país.  Al día siguiente ya se comenzó a gestar la marcha que se consagró como la más importante en la historia estadounidense desde la época de las manifestaciones contra la guerra de Vietnam en los años 60 y 70. La convocatoria buscó centralizarse en Washington, pero se sumaron otras ciudades como Los Ángeles, Chicago y Nueva York. Rápidamente, varios países armaron sus manifestaciones locales y de esta forma el reclamo llegó a Londres, Berlin, México e incluso la Antartida. En total, las organizadoras contaron 673 manifestaciones en todo el mundo.

La Woman’s March (Marcha de Mujeres) fue una manifestación pasiva que en Estados Unidos reunió un aproximado de 2 millones de personas, en su mayoría mujeres. Nació en internet como una forma de demostrar el descontento hacia el nuevo Presidente y con el fin de proteger las leyes concernientes a los derechos humanos, en particular los derechos de las mujeres y la comunidad LGBT. A pocos días de haber asumido, Trump fue noticia por prohibir la entrada al país a inmigrantes de ciertos países musulmanes, poner trabas a la entrega de visas norteamericanas y ponerle fin al financiamiento a organizaciones que realizan abortos y brindan cuidados post-aborto y anticoncepción. 

 La marcha fue apoyada por diversas organizaciones como Planned Parenthood (quienes se ven afectadas por las medidas tomadas por Trump en materia de salus sexual y reproductiva), la Natural Resources Defense Council (una ONG ambientalista), Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Greenpeace y la Liga de Mujeres Votantes, entre otras. Una de las consignas de la marcha fue usar un gorro rosa con orejas de gato. Esta fue una decisión tomada para unificar el reclamo y resignificar la frase dicha por Trump “Grab women by the pussy” cuya traducción sería “Agarrar a una mujer por la vagina” (en inglés “pussy” significa “gatito” y es también una forma vulgar de decir “vagina”).

Se realizó un acto central donde se escucharon los discursos de referentes de diversos ámbitos. Gloria Steinem, abogada feminista, dijo: “Aquí hay mujeres que han sobrevivido una industria sexual nacional y global que se beneficia con una invasión a sus cuerpos. Estamos unidos por la integridad del cuerpo. Si no podes controlar tu cuerpo de la piel para adentro, no lo podes controlar de la piel para afuera, no podes controlar nuestras vidas. Y eso significa el derecho de decidir cuándo y cómo dar a luz sin intervención del gobierno".

Angela Davis, filósofa política marxista y activista afroamericana, comenzó su discurso diciendo: “En un momento determinante de nuestra historia, recordemos a los cientos de miles de millones de mujeres, personas trans, hombres y jóvenes que están aquí en la Marcha de Mujeres, representando a las poderosas fuerzas de cambio que están determinadas a prevenir que la cultura del racismo y el hetero-patriarcado se levanten de nuevo”.

La actriz Scarlett Johansson se dirigió directamente al Presidente diciendo: “respeto que usted sea nuestro presidente electo y también quiero ser capaz de apoyarle, pero primero le pido que me apoye". La cantante Alicia Keys dijo: “No permitiremos que nuestros cuerpos sean tomados y controlados por hombres del gobierno ni de cualquier otra parte”. La actriz Ashley Judd se declaró “nasty woman” (mujer desagradable) haciendo referencia a como Trump había llamado a su contrincante Hillary Clinton durante un debate y la cantante Madonna aseguró "la revolución empieza aquí y hoy. La lucha por nuestro derecho a ser quienes somos, libres, empieza hoy. No estamos asustados. No estamos solos. No vamos a volver atrás". Ellas fueron algunas de las 44 personalidades del mundo del espectáculo, activismo y política que hablaron en el acto central.

Una de las voces más aclamadas fue la de Sophie Cruz, activista de sólo 6 años cuyos padres, mexicanos indocumentados viviendo en Estados Unidos, podrían ser deportados. Ella dio su discurso tanto en español como en inglés y aseguró: “Estamos aquí juntos haciendo una cadena de amor para proteger a nuestras familias. Luchemos con amor, fe y con valentía para que no se destruyan nuestras familias”.

Tras la marcha, las organizadoras anunciaron “10 acciones para los primeros 100 días” así como Trump había lanzado su plan para los primeros 100 días de gobierno. Las acciones buscan continuar con el impulso generado por la manifestación y se irán publicando los avances de la campaña cada 10 días en la página de la marcha. También se convocó a una huelga general de mujeres de un día, pero todavía no se anunció la fecha. Las expectaivas son que se sumen al paro mundial anunciado para el 8 de marzo.

 En Argentina, desde el 2015 vemos como las mujeres salen a la calle de forma masiva a reclamar sus derechos. Las marchas bajo la consigna “Ni Una Menos” y el Paro nacional de mujeres se replicaron en varios países del mundo, así como también llegaron a los medios internacionales. Marchas organizadas espontáneamente por mujeres para defender nuestros derechos y nuestros cuerpos. La próxima será el 8 de marzo, llamando a una huelga internacional y se buscará que la Woman’s March y el “Ni Una Menos” sea más fuerte que nunca. Queda claro que cuando las mujeres nos organizamos no hay quien nos detenga.

 

Volver