Subscribite a nuestro newslatter
La importancia de considerar el contexto

La importancia de considerar el contexto
Ante la denuncia de un padre por la tenencia de su hija, la justicia de Corrientes reconoció el derecho de la madre a mudarse de provincia para mejorar su situación laboral, ya que recae en ella la responsabilidad de cuidar y mantener económicamente a la niña. El Tribunal también consideró el contexto de violencia denunciada por la mujer.

(Buenos Aires, 23 de enero de 2017) - El 22 de noviembre de 2016, el Superior Tribunal de Justicia de Corrientes dictó sentencia en la causa "R., J. D. C/ D. M. R. S/ TENENCIA", un caso en el que se discutió la tenencia y determinación del centro de vida de una niña menor de edad. La sentencia resolvió la competencia judicial, es decir, la justicia de qué provincia es competente para decidir la tenencia y, en consecuencia, el lugar de residencia de una niña ante el conflicto entre los padres. Sin embargo, se trata de una sentencia relevante en la medida en que pondera los deberes de los progenitores de tomar decisiones en conjunto, con el consentimiento del otro sobre la tenencia y el cuidado de sus hijas. A la vez refiere a la necesidad de considerar el contexto familiar, debido a la existencia de una situación de violencia previa y las cargas que pesan sobre las mujeres trabajadoras que deben hacerse cargo solas del cuidado de sus hijas/os, incluyendo el mantenimiento económico. 

La madre de la niña, que vivía con ella en Corrientes, tomó la decisión de mudarse a la Ciudad de Buenos Aires por razones laborales. Así lo  comunicó con la Asesoría de Menores. Luego de la mudanza, el padre presentó ante la justicia correntina una demanda de tenencia y de recuperación de contacto. La cuestión de competencia -acerca de la provincia en la que debía tramitar el juicio, la Ciudad de Buenos Aires o Corrientes- fue decidida dos años más tarde. Como notan los Ministros del Superior Tribunal de Justicia de Corrientes, durante ese lapso de tiempo la madre y el padre de la niña realizaron reuniones tendientes a la conciliación, tuvieron contactos telefónicos, y la madre viajó con la niña de visita a Corrientes, sin que el padre se trasladase a Buenos Aires.

Al ponderar la decisión uniateral de la madre, los jueces del Tribunal reconocen las dificultades que enfrentan las mujeres trabajadoras que tienen a su cargo casi de manera exclusiva el cuidado de sus hijos/hijas.  Así, destacan que se encontraba desbordada por la situación que se encontraba padeciendo en Santo Tomé sin trabajo, con la carga de tener que cuidar y mantener económicamente también a otros hijos y bajo el atosigamiento y acoso de su ex pareja, que había sido denunciado penalmente por persecución y amenazas sin ninguna respuesta judicial para detener esa situación de violencia. La decisión del Superior Tribunal se diferencia así de aquella que había adoptado con anterioridad la Cámara de Apelaciones, indicando que una niña necesita de dos padres. Por el contrario, los Ministros del Tribunal señalan que ello no siempre es así, y que, si una niña está al cuidado de su madre, lo más sano para ella es que la madre cuente con un trabajo digno y viva con tranquilidad. Especialmente, cuando los operadores judiciales del lugar en el que vivía y ante quienes denunció la situación de violencia no habían dado respuesta que le proporcionase seguridad.

El Tribunal decide, finalmente, que es el juez del actual domicilio de la menor, en la Ciudad de Buenos Aires, el que debe decidir la cuestión de fondo, es decir las relacionadas con el cuidado de la niña y su comunicación con el padre. Es importante encontrar resoluciones judiciales  en las que se tenga en cuenta el contexto en el que las mujeres toma decisiones que en otras circunstancias podrían ser consideradas ilegítimas.

Como afirma el Tribunal, (e)ste contexto no permite calificar de ilegítima a la mudanza de domicilio de la menor por parte de su madre o descalificarla porque no contaba con el consentimiento del padre, en la medida que no obstaculizó el derecho de comunicación entre ellos y se ajustó a lo acordado en las sucesivas audiencias fijadas por el tribunal. Esta contextualización debería estar presente a lo largo de todo el proceso judicial ya que esto es reflejo de la incorporación de una perspectiva de género en la administración de justicia.


Volver