Subscribite a nuestro newslatter
Campaña por la paridad de género en el Congreso

Campaña por la paridad de género en el Congreso
Bajo la consigna “La voz de una mujer tiene el mismo valor que la de un hombre” y tras el comienzo del año legislativo, Amnistía Internacional Argentina y ELA lanzaron una campaña gráfica en calle y en las redes sociales para destacar la necesidad de que se apruebe una ley de paridad que garantice en las bancas una representación equitativa de mujeres y varones.

(Buenos Aires, 23 de marzo de 2017) – Con el objetivo de visibilizar la importancia de la paridad de género en el Congreso de la Nación, Amnistía Internacional Argentina y ELA – Equipo Latinoamericano de Justicia y Género lanzaron una campaña con piezas gráficas que recurre a la imagen de algunos diputados y senadores nacionales que reflejan un importante y diverso arco político.

“La voz de una mujer tiene el mismo valor que la de un hombre” se lee en una serie de carteles en las cercanías del Congreso Nacional. La frase acompaña fotos de los legisladores de diferentes fuerzas, tales como Ricardo Alfonsín (UCR), Axel Kicillof (FPV), Felipe Solá (Frente Renovador),; Federico Pinedo (PRO) y Néstor Pitrola (Partido Obrero) hablando en el recinto. Algo parece fuera de lugar: sus bocas están intervenidas con una calcomanía que transforma sus labios en los de una mujer con labial rojo.

La campaña busca ilustrar en la imagen de estos referentes la relevancia de sumar y diversificar apoyos. Se trata de impulsar un debate en el que el tema de la paridad deje de ser visto como una preocupación exclusiva de las mujeres y que sea una demanda del conjunto de la sociedad. Las voces de cada uno de ellos (y de todos los diputados y senadores) son importantes.

Nuestro país fue precursor en la sanción de una ley de cupo femenino que, 25 años después, se transformó en un techo de cemento para las mujeres. Durante 2016 mucho se debatió acerca de la paridad en los cargos de representación política, a tal punto que cada una de las Cámaras del Congreso Nacional aprobó sendos proyectos con cláusulas de paridad. Sin embargo, finalizado el período de sesiones, la paridad sigue siendo una deuda pendiente a pesar de haber tenido amplísimo apoyo de todos los bloques en ambas Cámaras. De los legisladores “intervenidos” solo Federico Pinedo votó en contra durante el debate de la paridad en el Senado.

Actualmente son siete las provincias que cuentan con leyes para garantizar la representación equitativa: durante el 2016 Buenos Aires, Salta, Chubut y Neuquén se sumaron a Río Negro, Córdoba y Santiago del Estero, que ya contemplaban la paridad para cargos legislativos.

En la apertura de sesiones ordinarias de este año el presidente de la Nación, Mauricio Macri, no hizo referencia a la necesidad de una ley de paridad. Desde septiembre del año pasado Amnistía Internacional Argentina y ELA trabajan para concientizar sobre la importancia de la paridad de género, con el objetivo de que se apruebe un proyecto de ley que garantice la representación equitativa de mujeres y varones en las bancas.

“La igualdad en la composición de los órganos públicos es aún una deuda pendiente  que compromete los derechos humanos en nuestro país”. Afirmó Mariela Belski Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional en Argentina.  ”El principio de igualdad y no discriminación, reconocido en la Constitución Nacional y en los diversos instrumentos internacionales de derechos humanos que la integran, obliga al Estado a promover la paridad en la conformación de espacios de poder político. Sin embargo, la situación de las mujeres en la política es aun desigual”agregó.

Natalia Gherardi, directora ejecutiva de ELA, expresó: “La paridad es un compromiso ético y político que parte de la convicción de que las mujeres deben estar presentes en los espacios de representación política”. Para Gherardi, “asegurar la diversidad en la integración de los cargos públicos, en particular en el Legislativo, que es el ámbito deliberativo por excelencia, mejora la calidad del debate público y fortalece los valores de la democracia”.

Los carteles están distribuidos en las principales calles y avenidas en las cercanías del Congreso y las imágenes se difunden a través de las redes sociales de las organizaciones, además de las cuentas de la iniciativa de #MujeresALaPolítica. El objetivo de la campaña es desnaturalizar la idea de que los varones están mejor calificados que las mujeres para ocupar cargos legislativos. Además, se busca interpelar a la ciudadanía vinculando la demanda por la igualdad en la política con la superación de otras formas de discriminación hacia las mujeres.


Volver