Subscribite a nuestro newslatter
El crimen de Micaela y el foco en la justicia

Micaela García de 21 años fue violada y asesinada en Gualeguay por un hombre a quien le fue concedida la libertad condicional. Los medios centraron la responsabilidad en el juez que liberó al femicida.

(Buenos Aires, 13 de abril de 2017)- Lamentablemente la historia ya es conocida. Primero circula en las redes sociales la foto de una chica con los datos claves: nombre, edad, altura, cómo estaba vestida, dónde y cuándo se la vio por última vez. Luego, esa imagen llega a los medios de comunicación, en general cuando se encuentra el cuerpo de la joven. Con Micaela García (21) la historia no fue distinta. El sábado 1 de abril la joven fue a un boliche Gualeguay y las cámaras la filmaron cuando salía a eso de las 5 de la mañana. Al día siguiente su foto comenzó a difundirse en las redes sociales con el objetivo de averiguar su paradero. El viernes 7 se detuvo al sospechoso de su desaparición quien más tarde confesó dónde estaba el cuerpo. Un femicidio más.

El caso de Micaela García fue cubierto en gran medida por los medios de comunicación, principalmente por el accionar del juez que dejó en libertad al agresor Sebastián Wagner (30). Las primeras noticias llegaron el 6 de abril cuando se empezaron a plantear las hipótesis sobre qué le pudo haber pasado a la joven. Antes de eso, ningún medio publicó o informó sobre la desaparición de Micaela aunque su foto y datos ya circulaban en las redes desde hacía varios días.

Al principio del caso las notas se centraron en el agresor. La víctima (hasta ese momento presuntamente con vida) quedó relegada a un segundo plano. Crónica rápidamente describió al agresor como “un violador múltiple” teniendo en cuenta los crímenes por los que había sido acusado y condenado en el pasado. Tanto Clarín como Crónica relataron la historia del agresor centrándose en su condena por tres violaciones sexuales (de una fue absuelto ya que culpó al hermano gemelo y no se hicieron los estudios necesarios para identificarlo debido a su alto costo). En ese momento, comenzaron a cuestionar el accionar de juez Carlos Rossi, quien le concedió la libertad antes del fin de su condena (debía salir de la cárcel en junio del 2018, pero fue liberado 2 años antes), a pesar de que el informe del Servicio Penitenciario recomendaba no hacerlo. También destacaron el pedido de captura internacional y la posibilidad de que Wagner hubiera escapado hacia Buenos Aires.

Tras el hallazgo del cuerpo de Micaela las noticias tomaron dos rumbos distintos: por un lado la información concerniente al femicidio y la confesión del asesino, por el otro los planteos que se realizaron a la justicia y al juez Rossi específicamente. Los cuatro medios monitoreados publicaron sobre las presiones que se estaban generando para pedir el juicio político a Rossi. Por estos motivos, el caso tuvo no sólo gran presencia en los medios sino en tapa: los cuatro diarios incluyeron la nota en la portada en algún momento. Clarín y La Nación mantuvieron el tema en la sección Policiales y Seguridad respectivamente mientras que Crónica lo ubicó brevemente en la sección Actualidad, para luego volverlo a Policiales.  

En cuanto al caso en sí, Crónica, Clarín y Página12 catalogaron al crimen como femicidio, pero La Nación prefirió hablar de “homicidio”. Clarín publicó una nota titulada El dolor infinito por Micaela y una tragedia que se repite en la que insisten en el dolor que causó el hallazgo del cuerpo y describe la situación como “la peor noticia” y “el peor final”. Menciona también que la joven militaba contra la violencia de género. Página 12 también se centró en los acontecimientos, mientras que La Nación y Crónica pusieron el foco en la responsabilidad del juez Rossi.

En la nota Estamos de duelo, la periodista de Página 12 Mariana Carbajal reflexión sobre el caso, la lista de femicidios que sigue creciendo y la figura de Rossi. Allí destaca: “Es fácil apuntar todos los cañones contra Rossi. Pero debemos pensar en el problema integralmente, desde su complejidad. Y no como un caso aislado.”

El día 10 de abril, Clarín dedicó la editorial de la fecha al tema con la nota El país de Micaela y la grieta del artículo 13. Se hace referencia al caso del juez Axel López quien le concedió la libertad a un violador quien luego reincidió. Partiendo del caso de Micaela, la editorial se centra en el artículo 13 del Código Penal: “En el Código Penal, ese artículo habla de los condenados y estipula que "podrán obtener la libertad por resolución judicial" previo informe favorable”.

Destacamos positivamente la voz de expertas utilizadas como fuentes o a quienes se les brindó un espacio de opinión dentro de las coberturas. Fabiana Túñez, presidenta del Consejo Nacional de las Mujeres (CNM) fue entrevista por La Nación. Ada Rico, directora de la Casa del Encuentro, fue la fuente principal de una nota para Crónica en la cual menciona los datos sobre los últimos números de femicidios, en especial de adolescentes. En Página 12 se publicaron notas de opinión firmadas por la periodista Mariana Carbajal, el psicoanalista Sergio Zalbalza y del ex juez de la Suprema Corte, Eugenio Raúl Zaffaroni, que analizó el caso desde un punto de vista judicial y legislativo.  

Este caso reflejó que, si bien la violencia tiene prensa, las noticias de mujeres desaparecidas llegan tarde a los medios. Mientras que la foto y los datos de Micaela ya llevaban varios días circulando en las redes, los diarios no escribieron sobre su búsqueda. Pero una vez que su cuerpo fue hallado el caudal de noticias aumentó exponencialmente. Hubo cambios positivos, pero nuevamente se buscó a un chivo expiatorio por este femicidio. En este caso, no fue la ropa que Micaela tenía puesta, sino el juez que liberó a un violador antes de tiempo. Los medios se centraron en la figura de Rossi para responsabilizarlo por una nueva violación seguida de femicidio (y utilizar la violencia contra las mujeres como excusa para pedir “mano dura” también contra quienes cometen otros delitos), pero siguen sin poder contextualizar este tipo de hechos dentro del machismo y la cultura patriarcal.


Volver