Subscribite a nuestro newslatter
Violencia contra las mujeres como tortura

Las organizaciones que formamos parte del proyecto Cerrando Brechas presentamos un informe al Comité contra la Tortura brindando información sobre el estado de cumplimiento de las obligaciones asumidas por Argentina en materia de violencia contra las mujeres.

(Buenos Aires, 21 de marzo de 2017) – En el día de ayer, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la Comisión Argentina para Refugiados y Migrantes (CAREF), la fundación Mujeres en Igualdad (MEI) y la Fundación Siglo 21, organizaciones que trabajan conjuntamente en el marco del proyecto Cerrando Brechas para erradicar la violencia contra las mujeres, presentaron un informe sombra ante el Comité contra la Tortura.

El mencionado Comité es el encargado de velar por el cumplimiento de las obligaciones emanadas de la Convención Contra la Tortura. Para tal fin, evalúa periódicamente a los Estados que se han comprometido por este tratado. En el 60° periodo de sesiones, que se llevará a cabo entre el 17 de abril y el 12 de mayo próximos, el Comité evaluará al Estado argentino y emitirá Observaciones Finales a modo de conclusión.

El informe presentado por las organizaciones integrantes de Cerrando Brechas releva el estado de situación de la violencia contra las mujeres en Argentina. Resalta los pilares en los que se basa la Ley de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que se desarrollen sus relaciones interpersonales y cómo su intención de integralidad se ve opacada por líneas unidireccionales de trabajo, principalmente en temas de violencia doméstica (o violencia intrafamiliar). Asimismo, hace notar los numerosos problemas de coordinación y de superposición de esfuerzos que existen, aún dentro de las mismas unidades de gobierno.

Otro punto importante que se señala es la falta de información. En efecto, la “producción de información sobre violencia contra las mujeres continúa siendo fraccionada, diversa y esporádica. Esto no sólo dificulta la elaboración de diagnósticos para conocer la dimensión de las distintas manifestaciones de la violencia contra las mujeres sino que también impide conocer el impacto y eficacia que tienen las políticas públicas existentes”.

Se destaca que aun cuando los registros administrativos sean sumamente necesarios para evaluar las políticas públicas que llevan adelante las instituciones del Estado, estos sólo pueden “capturar aquellos casos en los que las personas involucradas han tomado contacto con alguna de estas instituciones quedando así excluidos todos aquellos casos en los que las niñas, adolescentes y mujeres, no buscaron ayuda”. En este sentido, son las encuestas las que permiten conocer la prevalencia e incidencia de este fenómeno en la sociedad. Por este motivo, presentamos al Comité datos fundamentales que surgen de la primera encuesta de este tipo que se realizó en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El informe sombra también destaca las distintas barreras adicionales que enfrentan las mujeres migrantes y las mujeres indígenas y resalta la importancia de contar con un enfoque interseccional en el abordaje de la violencia contra las mujeres.

Por último, se mencionan distintas formas de violencia insuficientemente abordadas y poco visibilizadas como ser la violencia sexual y las situaciones de violación dentro de las relaciones de pareja.

La versión completa del documento se puede descargar aquí:

Ampliar

Volver